lunes, 23 de febrero de 2015

De HORECA a CASA con papel de regalo

Muchos datos  nos sitúan en la cúspide vitivinícola en el panorama mundial, hablo de España, sí, sí, pero seguro que algo hacemos mal. 
"2013" , su mención hace recordar un año histórico en cifras de producción de vino en España, nada más y nada menos que 50,5 millones de hectolitros de vino , algo más que un 40% de incremento productivo respecto a 2012, superando con holgura a nuestros dos históricos competidores, Francia e Italia, recordáis?.  ( En 2014 bajamos a 41,3 millones de hectolitros ).
Los caprichos de...¿Cómo le llaman?..¡ ahh sí! " La ciclogénesis "( cantidad de términos que uno aprende en los nuevos tiempos), generadora de ciclones tropicales que han hecho que 2013 sea el año más cálido desde 1850, permitieron prolongar las fechas de recounidad de nuestros frutos , hostigando y poniendo a prueba al máximo nivel la balanza básica de ACIDEZ-AZÚCAR y jugándosela con la botrytis. Pero es que además, debido al otro capricho de la "ciclogénesis" , en 2013 las condiciones climatológicas de ambos dos países , Francia e Italia, fueron tales que hicieron descender su producción.
Bien, ¿De qué nos ha servido?.y sin querer entrar en cuestiones de rentabilidad ni coyunturas comerciales, ni excedentes productivos, sino en el afecto divulgativo de imagen como primer productor de vino del mundo. En España el consumo de vino por habitante ocupa el lugar décimo noveno, con unos 20 litros por habitante aproximadamente, mientras que nuestros competidores europeos rondan los 47 litros/habitante en Francia y 37 litros/habitante en Italia, segundo y cuarto consumidor mundial de vino por habitante respectivamente.



No estamos siendo capaces de integrar lo que año tras año oímos en televisión y prensa, y que se determina " Valor cultural del vino", y entre tanto, no olvidemos que en 2013 Castilla La Mancha, con sus 31 millones de hectolitros, fue la mayor región productora de vino en el mundo, ¿Somos conscientes de nuestro potencial cultural y turístico?..seguro que sí, ahora, en este momento , pero y qué..
Pues analicemos; ¿Por qué no somos, justo y equitativo ejemplo de consumidores de vino?
Uhmmm,,, crisis desde 2008, más larga que la sombra del ciprés de Delibes, dureza de las leyes ligadas al consumo de alcohol, márgenes comerciales desproporcionados en sector HORECA...falta de inculcación de una cultura raíz en el colectivo estudiantil.....juzguen Ustedes.

El informe NIELSEN 360º habla de la existencia de una tendencia en los últimos años en la que el consumidor no cesa de controlar y restringir el gasto cuando sale de casa a hacer uso del ocio en el consumo, y ésto, se palpa, si no, que se lo pregunten al pequeño comercio y en general al sector servicios. A la contra, cada vez crece más el número de adeptos a las costumbres centro europeas, aquellas de ir a la vinoteca, asesorarse bien y meditar detenidamente la compra de una botella o botellas de un vino, en el más absoluto sentido hedonista, e ir a casa de familiares, amigos, vecinos, etc y deleitarse , con menos servicio y descorche de 10 euros , pero sí haciendo uso  de sacacorchos menos onerosos, pero copa Gran Reserva y aperitivos caseros bien escogidos , elaborados y bien maridados.




Esta tendencia crece y el consumo en HORECA ( canal de HOstelería, REstauración y CAtering ), decrece. Lo único que crece en este canal, o de lo poquito, por buscar un dato obtenido de una Ratio que sea alentadora, es el consumo de vinos de Denominación de Origen, un 1,7%.
Nos encontramos pues con un panorama en el que, puede que consumamos menos litros de vino, sí, pero buscamos más calidad y empezamos a ser más exigentes, ( Igual ha llegado el momento de la auto crítica ). Se genera el debate, el cruce de intereses y el exceso de confianza en que todo lo que hacemos lo hacemos bien. Afortunadamente hay quien sí, pues ya somos conocedores de numerosos restauradores que guardan el vino convenientemente, lo eligen, lo asesoran y lo sirven con profesionalidad y acierto, pero y ¿los templos del tapeo?,,las plazas donde se ubican las tabernas y bares más singulares y tradicionales de nuestras localidades. Son los "vendedores de vinos y tapas", y aquí, perdónenme señores , pero aquí..hay cacao , CON EXCEPCIONES, POR SUPUESTO, y menos mal.
Añadas mezcladas del mismo vino para disfrazar el exceso de acético o la caída de acidez, copas calientes recién recogidas de la cuerda de tender, vinos abiertos y mal conservados desde hace días, botellas almacenadas a temperaturas tropicales, pedir un airén y preguntarte ¿Blanco o tinto?,,,eso señores, hay que cambiarlo, sino, el viaje de HORECA a CASA será cada vez más parecido al AVE , en cuanto a velocidad.  Digamos que en el término medio está la virtud, pues es digno producto el vino y no menos merecedor de tertulias, jornadas y gratos momentos tenidos lugar en nuestros templos del vino y en nuestros hogares. Dejemos de ver el vino como un bien productivo y considerémoslo como acertada opción de consumo  , alimento y espíritu balsámico de nuestras contiendas, mañanas, tardes y noches, que nos proporciona salud, alegría, humanidad, placer y conocimiento . Vamos a mimarlo, a esperarlo, a entenderlo y a vivirlo como se merece." Buena guarda, buen cristal, buena mano y mejor paladar ". Feliz vino a todos y todas.

José Carlos Rodríguez
Sumiller
CHATO GRATO