miércoles, 20 de abril de 2016

VINOS. EL ORDEN EN SU SERVICIO

Hoy vamos a iniciar una serie de consejos relacionados con el vino, cómo servirlo, dónde, o cómo acompañarlo.


Concretamente hoy hablaremos sobre:


.



El vino, como otros alimentos, tiene un orden de servicio. Normalmente empezamos por las comidas más ligeras, como los snacks, ensaladas o pastas; "comidas claras" y acabamos con las más contundentes, como carnes o chocolates "comidas oscuras".

Pues bien, en el vino también hay cierta escala cromática.

APERITIVO o SANCKS: Mejor si van acompañados por vinos espumosos  o blancos, ideales para abrir el apetito.

ENSALADAS Y ENTREMESES: Los acompañaremos con vinos rosados, frescos y ligeros pero con algo más de cuerpo.


SEGUNDOS PLATOS: Mejor dejar los tintos.

POSTRES: Es aconsejable tomar vinos más densos como los licorosos, entre los que tenemos los oportos o pedro ximénez.

Aparte del color, también nos podemos guiar por complejidad, sobre todo en los vinos tintos. Comenzando por los vinos más jóvenes, de añada más reciente, y después de menos a más crianza, o tiempo que han permanecido en barrica.

Otro tipo de orden a la hora de tomarnos un vino es empezar por los más secos y dejar para el final el más dulce.

Y ahora...¡a disfrutarlos!