miércoles, 29 de junio de 2016

UN PASEO POR LOS VINOS BLANCOS








Con la llegada del verano la popularidad de los vinos blancos aumenta, y hoy hemos decidido dar un paseo su mundo, en concreto por las variedades más populares con las que elaborar este "alimento" tan apetecible en esta época del año.

Empezamos


Chardonnay: la variedad más internacional de blancos y la más famosa. Originaria de Chablís, aunque la podemos encontrar en Champagne, en Navarra, en el Penedés, en otras zonas de España de forma minoritaria, y en Australia. Esta variedad me gusta porque produce vinos con mucho cuerpo, se adapta fácilmente y produce una corona genial en los espumosos.



Sauvignon Blanc: elegante, delicada, esta variedad nace en la región francesa de Loira. En Rueda también es muy apreciada, igual que en Nueva Zelanda, donde dicen que huele a espárragos. Es muy floral, con una acidez deliciosa. Los vinos jóvenes de esta variedad son como una chica joven rubia, rosada y de curvas perfectas. Con barrica se transforma en una interesante mujer de cerca de cuarenta años (mucho más atractiva aunque menos envolvente y floral.



Gewürztraminer: Esta variedad proviene de Alsacia. Es una variedad con mucha personalidad, muy floral (dicen que huele a rosa y especias) y con la acidez típica del clima continental. Puede llegar a congelarse porque los lugares donde se cultiva juegan con los límites climáticos para que la viña pueda sobrevivir: su mejor resultado son los vinos de hielo alemanes. Pero si decidimos probar uno elaborado en las vendimias tardías, encontraremos su cara más dulce y melosa.



Riesling: Es una variedad que inspira. Su aroma a albaricoque es exquisito y presenta una gran delicadeza en boca. El Mosela (Alemania) es uno de los lugares donde mejor luce.



 

Igual no suena tan “in” como las anteriores, pero estas son nuestras variedades autóctonas, las españolas:



Xarel-lo, Macabeu y Parellada: es la trilogía del Penedés, las tres gracias del cava.



Moscatel: parece que huele a uva fresca. Se utiliza para hacer vinos dulces, aunque pueden ser también secos.



Verdejo: una variedad encantadora y aromática, que invita a soñar con que tienes un jardín en tu copa y te encuentras en el trópico.



Albariño: elegante, floral y cítrica. La variedad reina de los gallegos que tan bien sienta con una mariscada…



Airén: la blanca manchega y una de las más plantadas en la península.



Godello: nace en Valdeorras y tiene un sabor agridulce con un perfume embriagador



Garnacha Blanca: carnosa, golosa y caprichosa, da unos vinos muy versátiles, dependiendo de la elaboración.



Viura: Es un sinónimo de la macabeu y una de las variedades más plantadas en España. Con ella se están elaborando unos vinos muy interesantes en La Rioja.



Palomino: la uva por excelencia de los vinos de jerez



Pedro Ximénez: es una variedad de uva que se puede vinificar como vino blanco pera da unos vinos dulces increíbles en la zona de Málaga y Córdoga, de color caoba y con uvas pasificadas. Es el vino del sol.



Listán Blanca: huele a hiervas del monte de las Canarias.






TAREA: Vinos blancos a catar antes de que acabe el verano



  1. Chardonnay de Chablis (Borgoña)
  2. Riesling del Mosela
  3. Gewürztraminer
  4. Sauvignon Blanc de Sudáfrica
  5. Chardonnay de Napa Valley
  6. Torrontés de Argentina
  7. Xarel-lo del Penedés
  8. Verdejo de Rueda
  9. Albariño de Rías Baixas o Ribeiro
  10. Viura de Rioja
  11. Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda
  12. Airén de La Mancha