miércoles, 13 de julio de 2016

¿UNA SANGRÍA?


No podemos dejar pasar el verano sin hablar de esta bebida tan nuestra.







La Sangría es una de las bebidas más consumidas en nuestro país, de hecho, es una de las bebidas que más lo caracterizan de cara a muchas otras zonas del mundo.



Realizada a base de vino y con un regusto dulzón, que el Parlamento Europeo decidió proteger de «falsificaciones», al aprobar el acuerdo para reformar las normas de etiquetado y protección de las indicaciones geográficas de los vinos aromatizados, lo que incluye la limitación del uso de la denominación «sangría» a la producción de este caldo en España y Portugal.



La Sangría data su origen en Las Antillas cuando eran colonias inglesas, aunque su expansión se debe a la presencia numerosa española a finales del siglo XIX en Paraguay y Argentina en épocas de verano.



El termino Sangría, proviene de la palabra española "sangre" lo cual inspiró para denominarla así por su color rojo. En numerosas colonias de América, era denominada como "limonada de vino".






Aunque cada uno tiene sus «trucos» para hacer la mejor sangría, hay un cierto consenso sobre cómo debe elaborarse esta bebida. Esta es la receta básica:





Ingredientes para 4 personas.

-1 litro de vino tinto (no tiene que ser excelente, pero tampoco compremos el peor de la tienda, mejor si es joven y con graduación).

-2 naranjas de zumo exprimidas o el zumo de dos limones.

-4 melocotones en trozos.

-3 cucharadas de azúcar.

-Gaseosa o Cointreau (opcionales).

-Hielo.

Una vez pelados y troceados los melocotones se ponen en una jarra grande, mejor si es de barro, y se añade el vino, el azúcar y el zumo de los limones o de las naranjas. Se remueve todo bien y se deja reposar en el frigorífico al menos durante dos horas.

En el momento de servirla se le pone mucho hielo. Si se quiere menos alcohólica se puede añadir gaseosa al gusto. Y en el caso contrario, para que resulte más fuerte, se añade al principio un poco de Cointreau o de ron. Adornar con unas rodajas de limón o de naranja, remover y ya está lista para beber.