viernes, 29 de septiembre de 2017

VINOS EN RAMA, UN LUJO DE CATA.

El pasado domingo 24 tuvimos el gusto de poder asistir a la visita y cata de los vinos en rama, y también de vinos terminados, de Bodegas Castiblanque, acompañando a representantes de la Asociación Brasileña de Sumilleres y otros periodistas especializados, y cómo no, de la mano de Miguel, el cual nos habló de los orígenes de la bodega, la situación actual y lo más importante, la filosofía por la cual se guía Bodegas Castiblanque:


"El vino se hace en la viña, y no tanto en la bodega. Una buena materia prima, ofrecerá un buen producto terminado"

Chato Grato - Visita y cata en Bodegas Castiblanque


Pero en esta ocasión, no voy a hablar de los vinos terminados, los cuales están sencillamente impresionantes, empezando por Baldor Chardonnay y terminando por Baldor Old Vines; sino que me voy a centrar en los vinos en rama, los auténticos protagonistas de hoy.

CATANDO VINOS EN RAMA


Conociendo a Bodegas Castiblanque

A mediados de 2001, esta empresa familiar inició la restauración de una antigua bodega del siglo XIX, “Bodega El Montañés”. Recuperar una bodega de más de 150 años dejando que de nuevo los olores de la maceración y la fermentación del vino dieran vida a los viejos cimientos, fue la base de su proyecto. Aquella imagen es ya hoy una realidad, un espacio abierto donde la tradición, la familiaridad y el trabajo artesano se mezclan con la tecnología vinícola más actual, convirtiendo a la antigua bodega en un lugar de reunión y aprendizaje para todos aquellos que quieran descubrir una de las culturas más arraigadas en nuestras tierras.

Tras años de trabajo, Bodegas y Viñedos Castiblanque se ha convertido, sin lugar a dudas, en una firme representante de los nuevos vinos de Castilla-La Mancha, ayudando a incluir nuestra tierra entre las zonas vinícolas de gran calidad de nuestro país.




Metidos en faena


Ya en la sala de elaboración, y con un poco de fresco, aunque duró poco, todo hay que decirlo, fuimos catando vino a vino, hasta llegar a cinco diferentes tipos. Empecemos aclarando que la turbiez que presentan los vinos en rama es normal, ya que nos encontramos ante vinos no filtrados ni clarificados, los cuales, en su gran mayoría, solamente llevaban en depósito unas 3 semanas aproximadamente.

1. Blanco Verdejo

Ya pudimos apreciar la frescura y notas cítricas y de frutas blancas de este verdejo manchego, el cual presentaba una acidez justa, natural, la cual resultaba agradable, sin llegar a molestar.

















2. Blanco Moscatel de grano menudo

Explosión de fruta tropical, a maracuyá, con una elevada acidez, pero sin saturar.

3. Rosado Syrah

Presencia de futa roja; grosellas, cerezas aún por madurar. Resulta fresco pero con estructura, notando ese punto alcohólico y cuerpo al final de boca.


Chato Grato - Visita a Bodegas Castiblanque



4. Tinto Tempranillo

Tanto este vino, como el Syrah que catamos después no tenían la fermentación maloláctica aún hecha, de ahí su elevada acidez y astringencia.

5. Tinto Syrah

Elaborado con vino de cepas viejas, nos encontramos con un agradable color ciruela, y notas a pimienta verde, nuez moscada. Presenta en boca mucha carnosidad, con una elevada acidez pero taninos amables.

Terminando en sala

Después de esta magnífica experiencia de poder catar a la futura añada 2017, pasamos a la sala de catas, donde nuestro sumiller, José Carlos Rodríguez, fue guiando nuestros sentidos a través de la cata de cuatro vinos ya elaborados:

  • Baldor Blanco Chardonnay
  • Ilex Tinto
  • Ilex Coupage
  • Baldor Old Vines






Firmado: Ana Blanes
Responsable de marketing y RRSS Chato Grato










miércoles, 20 de septiembre de 2017

MALA UVA. MENTIRAS Y FALSEDADES SOBRE EL VINO

Cuántas veces hemos oído que el mejor vino que hay es de La Rioja y que si es gran reserva mejor que mejor, que el tinto es el perfecto para acompañar todas las comidas, que si una vez abierto lo metemos en la nevera no se estropea… ¿pero es verdad todo esto? Rotundamente no.

Existen unas cuantas leyendas sobre esta bebida que son totalmente falsas.


Veamos algunas mentiras y falsedades sobre el vino.


  • El mejor es el Rioja o Ribera del Duero. No cabe duda de que en estas zonas se producen unos vinos espléndidos pero no necesariamente son siempre los mejores. Tenemos una variedad de regiones que producen vinos excelentes, perfectamente equiparables a estos. Si damos una oportunidad a estas otras denominaciones de origen nos llevaremos más de una sorpresa agradable.
  • Mejor un gran reserva. Todo depende del momento. Hay vinos jóvenes de muy alta calidad que pueden aportar una frescura y un sabor que un vino más viejo no podría darnos. Es mejor decir dependiendo de la ocasión un vino es más conveniente que otro.
  • Sólo los caros son buenos. Esta es otra de las mentiras sobre el vino. No hemos de dejarnos engañar. Por precios módicos hay vinos que ya quisieran otros más caros y que dependiendo del momento pueden estar a la altura de otros con mayor precio.
  • Donde esté un chato de vino… El vino siempre está mejor en una copa adecuada. Las copas están diseñadas para sacarle el mayor partido al vino. Su estructura es ideal para poder disfrutar no solo del sabor sino también de los aromas, además de ayudar a una correcta oxigenación y temperatura del producto. Por favor, huyamos de las copas de colores o con florecillas.
  • El tinto para todas las comidas. Una buena elección del vino puede mejorar notablemente el sabor de una comida. En ocasiones el vino adecuado será el tinto y en otras el blanco, a veces irá mejor un joven, otras veces un reserva. Generalmente si servimos un arroz le irá bien un blanco ligero y si lleva carne, un tinto joven. Si servimos un pescado será una buena elección una copa de blanco, será suave si es pescado blanco y con cuerpo si es azul. Si es una carne, un tinto joven para las suaves y uno con cuerpo para las potentes. No es una regla matemática, pero por lo general funciona.
  • El vino solo en botella. Los mejores vinos siempre están en botella, con corcho natural y adecuado al tipo de contenido que guarda, pero esto no quiere decir que todos los vinos que encontramos en otro recipiente sea malo. Hay vinos más que aceptables en envases al vacío u otros que pueden darnos sorpresas. Todo es ir probando.
  • El vino mejora con el tiempo. El vino tiene un proceso y una vez embotellado no se convierte en otro. Es decir, un joven embotellado no se convierte en reserva por tenerlo guardado en un armario. Es más, una vez embotellado el vino tiene un tiempo de consumo determinado. Cuando se embotella se cierra con un corcho de un tipo u otro dependiendo de si se va a consumir pronto o se va a almacenar.
  • En la nevera no se estropea. En el momento que abrimos el vino comienza un proceso de oxidación que no se puede detener. Es cierto que en la nevera se va a conservar un poco mejor pero como mucho ayudará a que aguante unos días más en condiciones aceptables.

Más mentiras y falsedades sobre el vino.

  • Pedir las variedades internacionales y pasas de las autóctonas.
  • Pensar que el rosado no es un vino de calidad.
  • Hacer ruido al abrir la botella
  • Los sacacorchos grandes y ortopédicos
  • Intentar encontrar todos los aromas citados en la contraetiqueta
  • Si el vino no tiene tapón de corcho quiere decir que no es bueno.


Ana Blanes Martín-Portugués
Responsable comunicación y RRSS Chato Grato